La excepción

Con motivo de las tan (agotadoras digamos la verdad) activas vacaciones de julio, buscamos actividades como todo padre para gastar las energías de nuestros niños y tratar de no llegar a esas palabras que todos secretamente tememos “mamá/papá estoy aburrido/a.” En vista de esto, llevamos con mi madre a Cande y su hermano Iñaki al teatro, aprovechando que ofrecían una obra para bebés de 0 a 3 años.La verdad nunca repare en el hecho de que la bebe que estaba llevando tiene Síndrome de Down, la verdad es que la mayor parte del tiempo no reparo en eso, y así nos aventuramos a ver si les gustaba, si Cande aguantaba toda la obra, si se asustaba (primera vez en una actividad así), si Iñaki no se aburría ya que tiene 3 casi 4 años, y todos los “y si” y “peros” … que tenemos los padres cuando vamos a este tipo de espectáculos.

Llegamos un poquito antes para retirar las entradas, había muchos bebés de la misma edad o mas chicos que Cande y empece a caer en cuenta de que traía en brazos a una “excepción” cuando las mamás, papás y abuelas empezaron a fijarse en Cande. Todos reflejaban en sus caras una expresión de ternura espectacular, como diciendo “que lindo que pueda compartir estas experiencias, que lindo verlos incluidos en todas las actividades de este país”.

Empezó la obra y Cande gozó, disfrutó como nadie, para los preocupados por Iñaki…las luces y música suave no lo volvieron loco a decir verdad jaja, ella bailaba y aplaudía, los ojos no le daban más para poder abarcar toooodo lo nuevo que se le estaba presentando.

A medida que la obra avanzaba y yo veía a nuestra chinita (como le decimos en casa) vivir la obra como el resto de los bebés que estaban en la sala, me fui animando a pensar en esta página, en un lugar donde mostrarles a la mayor cantidad de gente posible lo lindo que estaba viendo ahí, la inclusión social al 100% y lograr ojalá un día que a todos nos pase lo mismo que a mi, antes de llegar al teatro, y a todas las personas que tenemos la suerte de tener contacto con alguien con “capacidades diferentes”, que no reparen en la DIFERENCIA de los otros, sino en lo que los hace ESPECIALES y UNICOS como a todos en este mundo.

Bienvenidos entonces a leer y seguir la historia de Cande y a acompañarnos en esta ruta que emprendemos por la inclusión!
PD: les dejo un video de Cande fascinada viendo la obra

Compartir en:

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply
    Maria
    07/10/2015 at 3:53 pm

    Está genial tu blog. Es increíble lo positiva y luchadora que sos. Cande es muy divina.
    Gracias por compartir este blog con todos nosotros.
    Escucharte hablar emociona, esa dedicación y amor que demostras nos enseña a todos!

  • Reply
    Natalia
    11/09/2015 at 2:30 pm

    Alfonsina, Cande es una muñeca divina.
    Me encanta tu blog, coincido en muchas cosas que te han pasado, soy la mamá de otra “excepción” que se llama Joaquín tiene 3 años y 7 meses casi. La mayor parte del tiempo nos olvidamos que Joaco tiene un cromosoma de más, hasta que la sociedad nos lo recuerda lamentablemente. Creo que la única diferencia que tenemos con otros padres es que desde el día que nació que no estamos todo el tiempo “esperando” cosas de nuestro hijo, solo nos dejamos sorprender día a día… y tratamos todo el tiempo de dejarlo ser.
    Te seguiré leyendo….

    • Reply
      Alfonsina Almandoz
      11/09/2015 at 2:50 pm

      Gracias Natalia! 100% de acuerdo con lo que decís…todo el día dejándonos sorprender ..y que lindo que es eso!!!

    Leave a Reply